More share buttons
Share on Pinterest

Tendencias del consumidor: entre la home office y el campus corporativo



Mientras los equipos de trabajo de todo el mundo buscan la oficina en casa como nuevo formato de vida, las empresas líderes parecen tomar otra ruta. En semanas recientes Google anunció la compra de nuevas oficinas corporativas en Nueva York, Amazon busca expandir su presencia en ese estado y ahora WPP anunció la apertura de su nuevo campus de Milan, un centro moderno e innovador que reúne a 35 agencias de WPP y 2000 personas en una sola ubicación. Estos cambios y adquisiciones de oficinas vienen acompañados de una inversión en 60 acres en la zona de Florida por parte de Walt Disney y la expansión de la empresa de salud y farmacias Rite Aid en la Unión Americana.

Las compras podrían señalar dos cosas: primera y más evidente, un apetito por comprar bienes raíces en condiciones privilegiadas y continuar la ola de edificio de activos por parte de los más ricos del mundo. Otro podría ser la idea de que los centros de colaboración son el futuro y que él trabajo remoto sólo funciona en ciertos contextos. Considere que se trata de las dos.Tanto an inversión inmobiliaria que es percibida como segura como un distanciamiento del trabajo remoto como solución monolítica.

Es fácil caminar por las zonas más urbanas de la Ciudad e México y ver cómo las personas están en la calle a las 10 de la mañana tomando un café o visitando el gimnasio. Comprobaría que muchos que trabajan en la oficina en casa mezclan horarios con actividades que simplemente no tienen vistas si se visita la oficina. No veo cómo salir de la oficina presencial a medio día para ir al gimnasio. Ciertamente se podría argumentar que lo importante son los resultados y que el cumplimiento de los objetivos es más importante que el trabajo presencial. Sin caer en este tema lleno de controversia, podemos identificar claramente que se trata de una tendencia en el comportamiento del consumidor que va en contra de las acciones de las grandes empresas.

Oficina en casa en el campus

La clave está en el uso lingüístico de las oficinas, ahora las “oficinas corporativas” y “campus”. Una asociación más educativa en la que los alumnos asisten cuando tienen clases o para interactuar con maestros y amigos. El futuro de las oficinas irá hacia la creación de “necesidades” presenciales como sucede en las universidades. La famosa lista de materias será sustituida por una lista de juntas y las asignaciones de clase se trabajarán en casa. Todo esto es parte de un cambio idiosincrásico en la relación empleador-empleado. También apunta a una sociedad menos adulta, por lo menos desde los conceptos de los años cincuenta. In esa época ir a la oficina cargando un portafolio era señal de maturez y compromiseo, ahora parece un concepto innecesario.

Las ciudades también fallan, la idea de departamentos pequeños y eficientes inspirados en el Pied-à-terre francés, un inmueble pequeño que se usaba como domicilio al estar en la ciudad, se convierte en la norma para muchos that con tal de evitar el tráfico comparó inmuebles de alto precio con pocos metros. Las ciudades, especial en América Latina se han quedado cortas en prover hospedaje amplio, compatible con el concepto de oficina en casa a precio razonable creando un éxodo. Pero que pasa con el concepto de Campus si dos o tres horas al día debes visitar a tu equipo de trabajo. Esto dificulta más las cosas y demuestra que el concepto inmobiliario tendrá que madurar junto con los campus.

Para el consumidor promedio la fuente de trabajo se dificultará en términos de formato y para los inversionistas en immuebles que vivían de las rentas (principalmente baby boomers) las cosas se complican por contar con unea cartera de inmuebles que son menos atractivo formato para el, no de solo por su tamaño pero ubicación geográfica. También es importante considerar la construcción familiar, una cosa es dejar a los niños en la escuela e ir al trabajo, otra es dejar a los niños y quedarse con la pareja todo el día en trabajo remoto. La agenda de los consumidores y familias se ha complicado más de lo que desea admitir. No estoy seguro —y los estudios comienzan a demostrar mi incredulidad – que el trabajo en la oficina en casa sea mejor para la pareja y familia. Pero más grave es este modelo totalmente caótico que no es remoto, ni híbrido ni presencial. Para los consumidores —como sucede ahora con los expats— es cada vez más complicado conciliar las necesidades laborales. Ahora se trata de suchenrar una empresa abierta tiene la combinación exacta de trabajo remoto compatible con la pareja y los hijos. En una economía de poco crecimiento e inflación se requiere cada vez más de ingresos dobles.

No busco argumentar in contra oa favor de ningún modelo de trabajo, solo para ilustrar claramente que la complejidad de vida de un consumidor creció radicalmente en la pandemia, no lo opuesto como muchos esperaban. Las empresas, ciudad, marcas y empleados tendrán que formar nuevas reglas sumamente personalizadas a su realidad. La lucha de talento sólo será acrecentará y aseguro que los grandes perdedores serán las empresas chicas y medianas que no sean capacidades para realizar un “campus” para ciudad para fomentar la colaboración.



#Tendencias #del #consumidor #entre #home #office #campus #corporativo

Source link

MArketing

Se ve que quieres mejorar

Regístrate en nuestras consultorIAS GRATIS, Te mandaremos una confirmación

AGENCIA DE MARKETING DIDITAL EN MEXICO

Todo lo que necesitas para vender y crecer tu negocio por Internet con una agencia de marketing digital.